Dos hermanas fueron capturadas por agresión a puñal a madre e hija

Karen y Angélica Vanegas Mier son las hermanas que fueron capturadas por la Sijin de la Policía en Valledupar, por la presunta comisión del delito homicidio en grado de tentativa. La razón: haber atacado con arma blanca a una señora y a su hija menor de edad.

Este martes se realizó la audiencia de imputación de cargos, en donde la Fiscalía contó detalladamente que el hecho ocurrió el 20 de julio de 2018 en la calle 39 con carrera 18 E, del barrio Primero de Mayo de Valledupar.

Las víctimas, Iveth Lugo, de 34 años, y su hija quien cuenta con 15, y las presuntas victimarias eran vecinas y el hecho ocurrió afuera de sus apartamentos. La historia de este caso indica que la hija menor de Iveth Lugo estaba jugando afuera de la vivienda donde residían las hermanas Vanegas.

La madre de estas jóvenes le reclamó a las niñas por qué estaban jugando en el lado de su apartamento, que se fueran y comenzó a insultarlas. Esto llevó a que Iveth iniciara una discusión con su vecina a tal punto de llegar a decirse malas palabras.

La madre de las Vanegas alcanzó a echarle agua a las niñas, calentando las emociones entre estas personas. En esta discusión se involucraron Karen y Angélica Vanegas, quienes, al parecer, lanzaron improperios contra Iveth Lugo y su hija Dailin.

Posteriormente se generó la agresión con arma blanca. Mientras Dailin recibió cuatro puñaladas, su mamá sufrió siete en varias partes del cuerpo, como en la cara, pierna y pie derecho, tórax y un brazo.

“Nos apuñalaron, estuve en UCI casi en riesgo de muerte, durante cinco días. Me apuñalaron siete veces, estuve daños en el pulmón izquierdo. En el momento de los hechos yo me defendí, pero no sabía que tenían puñales en las manos”, manifestó Iveth Lugo.

Por su parte, el abogado defensor de las hermanas, Jeferson Caamaño, manifestó a Cardenal Noticas que así como la Fiscalía tiene una versión de los hechos, también cuenta con una versión con la que espera rebatir las afirmaciones del ente acusador. El abogado se basa en que hubo una riña y por lo tanto se presentó agresión por ambos lados.

Sobre la posibilidad que a estas personas les puedan otorgar detención domiciliaria, Iveth Lugo sentenció: “Cada quien debe pagar por sus hechos. No queremos acordar. Yo quedé con secuelas. En el pie derecho no tengo movimientos. Siento unos corrientazos”.

Las hermanas Vanegas Mier no quisieron entregar declaraciones. Para hoy, 3 de la tarde, quedó fijada la audiencia de solicitud de medida de aseguramiento.  

, , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *