Hace 13 años partió el maestro Rafael Escalona

Hoy, al cumplirse 13 años de la muerte del maestro Rafael Escalona Martínez, la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata honra su nombre y su gesta folclórica cuando al lado de Consuelo Araujonoguera y Alfonso López Michelsen, crearon el Festival de la Leyenda Vallenata. Además, él fue uno de los promotores del vallenato tradicional a través de sus inolvidables canciones que se siguen escuchando por todas partes.

De igual manera, el destacado compositor nacido en  Patillal, corregimiento de Valledupar, fue inmortalizado por el Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez en su obra ‘Cien Años de Soledad’, cuando escribió: “Los cantos de Rafael Escalona, el sobrino del obispo”.

Desde su despedida, la Fundación Rafael Calixto Escalona Martínez, que preside su hija Taryn Escalona, se ha dedicado a perpetuar su legado y a cultivar en el corazón de las nuevas generaciones, el amor por ese vallenato donde las historias del viejo Valledupar no se contaban, sino que se cantaban.

Todos los años en esta fecha, se reúnen familiares y amigos para rendir culto a su memoria a través de anécdotas, cantos, versos y poesía. Cada aniversario es un viaje al recuerdo, un trasegar por la nostalgia, pero igual esos sentimientos se mezclan con el orgullo de haber tenido al gran cultor que influenció para que el vallenato hoy sea conocido en el mundo entero.

En el registro sonoro quedaron temas como: ‘La casa en el aire’, ‘El testamento’, ‘Elegía a Jaime Molina’, ‘La custodia de Badillo’, ‘La vieja Sara’, ‘El copete’, ‘El pirata’, ‘Honda herida’, ‘El mejoral’, ‘El arco iris’, ‘El almirante Padilla’, ‘El chevrolito’, ‘La molinera’, ‘La brasilera’, ‘La patillalera’, ‘La golondrina’, ‘La historia’, y ‘La creciente del Cesar’, entre otros.

“El maestro Rafael Escalona desempeñó un papel trascendental en la creación del Festival de la Leyenda Vallenata. Después, a través de la proyección de sus canciones fue vital para que el vallenato traspasara fronteras. Siempre lo recordamos y añoramos”, manifestó Rodolfo Molina Araújo, presidente de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

Un día como hoy, 13 años atrás, lloraron los acordeones en el mundo vallenato, causando la más honda herida en el alma del folclor. Fue cuando el maestro Rafael Escalona voló hacía la inmortalidad. Se marchó, pero de recuerdo dejó un paseo.

Post Author: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.